¿Cómo cuidar la vista al trabajar desde casa?

0
194
views
  • El especialista Alejandro Lutz advierte respecto a costumbres diarias que pueden evitarse para no terminar el día con la vista cansada, tras las nuevas modalidades de trabajo a distancia que el mundo ha adoptado en medio del confinamiento preventivo para frenar la expansión del coronavirus.

    A continuación se señalan cinco consejos por parte de este oftalmólogo, para no perjudicar la salud mientras se trabaja en el hogar.

    Cuidar la postura: “Una de las peores cosas no parte de los ojos, sino que de la postura que uno tiene frente al equipo. El tener la cabeza muy inclinada durante muchas horas es lo que causa el dolor de cabeza y el cansancio. Sentarse lo más recto con respecto a la pantalla. Por ejemplo, si uno tiene un computador laptop tratar de levantarlo con un par de libros, o bajar la silla, para que quede relativamente recto”, dice Lutz.

    Cercanía de la pantalla: “Las pantallas entre más cerca del ojo están, más cansan, ya que nos obliga a realizar un movimiento de los músculos intraoculares para el enfoque. Eso determina que después de un par de horas o inclusive menos de una hora, uno empieza a sentir dolor alrededor de los ojos y cansancio”, explica, y añade: “Es bueno que si una persona tiene la corrección óptica para astigmatismo debe usarla, ya que, si bien puede ponérselos y sentir que no tiene gran diferencia la calidad de la visión, incide en que se canse menos”.

    Pausas ante falta de parpadeo: El médico explica que cuando una persona está mirando fijamente algo, y tiene atención sobre esto, “puede parpadear solamente 25% o 30 % de lo que lo debe”. Esto es algo que ocasiona resequedad en los ojos, molestias, sensación de un cuerpo extraño en estos o ardor. Además, “la córnea se va engrosando y hace que pierda su transparencia al final del día”.

    Series de descanso: “Se recomienda, y también para el cansancio, hacer pausas. Trabajar por 20 minutos y descansar un par de minutos. La idea es descansar mirando de lejos, levantarse, ir a hacerse un café o mirar para afuera. Pero no ponerse a ver el celular; es decir, descansar de la pantalla”.

    Poner atención a la iluminación: “Hay que ajustar los valores de iluminación de la pantalla al ambiente donde uno está. Cuando uno tiene la pantalla muy luminosa y está en un ambiente muy oscuro, obliga a que la pupila se achique mucho. Esa contracción muscular, provoca molestias al final del día”.

    Uso de gotas: “Cuando la pausa ya no es suficiente conviene lubricar y ponerse gotas lubricantes. Pero por ningún motivo usar gotas para el rojo del ojo, porque son para poner el ojo blanco, pero como efecto secundario tienden a secarlo y causa totalmente el efecto contrario”, concluye Lutz.