Nueve vidas ha cobrado en Monagas explosión de bombonas de gas doméstico

0
115
views
  • Tres pacientes, en muy delicado estado de salud siguen hospitalizados en el Hospitql Manuel Nuñez Tovar, mientras que las cifras fatales se acrecientan.

    Con el pasar de los días la tragedia ocurrida el 28 de diciembre en el municipio Piar del estado Monagas, sigue creciendo y esta vez suma una nueva víctima.

    La nueva muerte por la explosión de 161  bombonas de gas doméstico, que dejó más de 46 heridos, es Rutselis Leonett de 34 años quien presentaba quemaduras de tercer grado en varias partes del cuerpo, no pudo resistir más la gravedad de sus heridas.

    La información fue aportada por el presidente de la organización Cáritas de Venezuela en Maturín, Gerónimo Sifontes, quien  afirmó que la víctima había sido reingresada al hospital universitario Dr. Manuel Núñez Tóvar, hace una semana, luego de estar varios días recluida en una clínica de la ciudad.

    Con este nuevo caso, la familia Leonett pierde a tres de sus integrantes; el primero fue la niña Emily de 13 años, quien murió el 5 de enero y el 29 del mismo mes, el pequeño Genderson de tan sólo 4 años, que dejó de respirar en la unidad de quemados del Complejo Hospitalario Ruíz y Páez del Ciudad Bolívar.

    En reiteradas oportunidades, los parientes de los quemados han  solicitado ayuda humanitaria para sus seres queridos, ya que requieren materiales médicos, medicamentos e incluso transfusiones de sangre.

    Hoy lamentan que la tragedia haya llegado a estos nivel y solicitan ayuda, incluso nacional, porque no sólo son las víctimas que se reportan como fatales sino la situación que enfrentan los sobrevivientes, algunos de ellos con secuelas psicológicas  importantes.

    Es de hacer notar que de los 46 afectados por este suceso, 22 se encuentran en sus residencias en el municipio Piar del estado Monagas, ellos deben ser trasladados con frecuencia a la ciudad para ser curados  porque tampoco tienen asistencia médica en el Caño de Los Becerros, comunidad donde viven.

    Otros dos pacientes de este mismo caso, siguen hospitalizadas en el Nuñez  Tovar de Maturín, donde una pequeña de 11 años espera por los insumos necesarios para una intervención que implica injertos en piernas y brazos.