Iglesias están aptas para recibir a feligreses⠀

0
159
views
  • Año tras año, durante la Semana Santa miles de fieles religiosos se dan cita en los santuarios para conmemorar la pasión, vida y muerte de quien consideran su redentor, Jesucristo, razón por la cual los templos preparan sus espacios para dar cobijo a los creyentes.

    En ese sentido, desde su creación en el año 2019 la Misión Venezuela Bella, a través del Plan Nacional de Recuperación de Iglesias, ha sido pieza clave para la rehabilitación de los centros religiosos. Hasta la actualidad ha recuperado un total de 1.476 centros.

    Hoy en día, en el territorio nacional, se hallan 1.538 congregaciones católicas, divididas entre 16 basílicas, 40 catedrales, 335 iglesias centrales de municipios y 1.147 parroquiales. ⠀

    De estas, la misión ha restaurado 370 y está efectuando reparaciones en al menos 18 infraestructuras.

    En el Distrito Capital, hasta la fecha, han ejecutado trabajos en 36 templos católicos. El pasado Viernes de Concilio culminaron los trabajos de restauración en uno de los lugares religiosos más importantes de la ciudad, como es la basílica Santa Teresa, situada entre las esquinas de La Palma y Santa Teresa, de la parroquia que lleva el mismo nombre que este centro de principal de veneración a la imagen del Nazareno de San Pablo.

    Basílica consagrada el 4 de julio de 1674 por fray González de Acuña, luego de que durante su primera salida en procesión, como parte de las súplicas de la población para el cese de la peste de vómito negro que azotaba la ciudad, ocurriera lo que fue considerado como el primer milagro de la figura de Jesucristo cuando la cruz tropezó con un limonero que se encontraba en la esquina de Miracielos y en su corona quedaran enredadas varias ramas que provocaron la caída al suelo de varios frutos.

    El evento, que fue interpretado por los creyentes como un mensaje divino, los motivó a dar de beber el jugo de limón a los enfermos, quienes fueron sanando para de esa forma poner fin a la epidemia.⠀

    La basílica de Santa Teresa es un templo de estilo neoclásico cargado de mucha historia que data desde sus orígenes, entre los años 1877-1881, cuando el entonces gobernante Antonio Guzmán Blanco, tras realizar diversas expropiaciones a centros religiosos instauró, en recuerdo a su esposa Ana Teresa, el espacio ue reúne dos iglesias en una.