Elías Sayegh aprobó recuperación integral de la escuela municipal María May

0
133
views
  • La Unidad Básica Municipal María May celebró su quincuagésimo noveno aniversario al servicio de la educación de los hatillanos. El núcleo estudiantil que sirve principalmente a la comunidad de El Calvario es una de los cinco planteles que son responsabilidad del gobierno local.

    El alcalde Elías Sayegh se refirió a la educación como una mesa de cuatro patas, en la cual la primera es el estudiante, y cómo lo fortalecen su buena educación, a través de planes de alimentación, de odontología, de paseos y de distintos programas que surgen de alianzas. La segunda pata de esa mesa la conforman los educadores y todo el personal obrero y administrativo que es incentivado mediante la bonificación y empoderado a través de talleres que les permiten formarse para formar.

    “Nosotros estamos comprometidos realmente con la educación, por eso, para la tercera pata conformada por todo lo que es infraestructura le tenemos un regalo en este quincuagésimo noveno aniversario, que es la aprobación de la recuperación integral de esta casa de estudios. En pocos días tendremos aquí el Plan de Rehabilitación Física, un nuevo proyecto dedicado a la restauración de nuestras escuelas municipales”, anunció el Alcalde.

    Concluyó la metáfora refiriéndose a la comunidad de representantes y colaboradores del plantel como la cuarta pata. Destacó la importancia de remar todos en la misma dirección. “Los niños no solo son el futuro, también son el presente”.

    En el acto de festejo con las debidas medidas de bioseguridad, participaron alumnos, representantes y docentes que rememoraron la vida de la fundadora María May y la trayectoria de la institución. Además recibieron al grupo de tambor hatillano Mina Tambor y Clarín que junto a los niños representaron un baile de San Juan por la pasada festividad.

    Asimismo, el alcalde Sayegh reconoció al estudiantado, docentes y representantes que han logrado la excelencia en la UBM María May. En una iniciativa de la comunidad educativa, Sayegh recibió una placa en reconocimiento por su destacada labor dedicada a mejorar la Educación, a pesar de las dificultades económicas. “No hay una casa en El Calvario en la que no haya dejado una huella el colegio María May”, expresó Sayegh.