Francia podría enfrentar su mayor recesión económica desde la II Guerra Mundial por el Covid-19

0
196
views

[11:25 a. m., 6/4/2020] Mirielis Morillo: El ministro de Economía de Francia, Bruno Le Maire, prevé que la pandemia mundial del coronavirus provocará en esa nación este año “la mayor recesión de su economía desde el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945”, pronóstico que realizo durante una comparecencia ante el Senado.

El representante la cartera de finanzas, aseguró que el retroceso de la economía francesa estará “muy por encima” del -2,2 % registrado en 2009, la peor cifra hasta ahora desde la postguerra.

A pesar de que Le Maire defendió las medidas que catalogó como “innovadoras” tomadas por su Ejecutivo, las cuales se han se centran esencialmente en la protección de los trabajadores afectados por los cierres ligados al coronavirus, advirtió que es imperativo orientar la situación a tomar acciones conjuntas en este tema en el seno de la Unión Europea.

Estas consideraciones con la UE se realizarían “para evitar que crezcan las divergencias económicas entre los países, lo que haría insoportable la supervivencia de la moneda común”, señaló.

“Es una crisis global. Uno de mis elementos de inquietud es la capacidad de la zona euro para resistir”, afirmó Le Maire.

El ministro francés indicó que el peligro es que las economías más sólidas, como la alemana, “pongan sobre la mesa cifras astronómicas para proteger su economía” y “cuando acabe la crisis se recuperen más rápidamente” que otras, como la italiana, que con menos margen, lo harían más despacio.

Sumado a esto, el ministro francés volvió a reclamar la adopción del fondo de solidaridad que propuso recientemente para financiar un gran plan de inversiones estatales que relanzara la economía de todos los países.

Le Maire indicó que sería la Comisión Europea quien pidiera el préstamo para financiar el programa, lo que permitiría hacerlo a un interés inferior a si lo hiciese cada país.

En este contexto, el dinero serviría para reforzar sectores estratégicos, como la sanidad o la investigación, y apoyar a los más afectados, como el automovilístico, el transporte aéreo o el turístico.