Excancilleres invitan a Biden al cierre completo de Guantánamo

0
23
views

Alrededor de 83 senadores, exlegisladores y otras personalidades políticas de América Latina, son parte de una declaración en la que solicitan a Biden, cerrar la prisión de Guantánamo, Cuba.

Partiendo de la petición realizada por 24 senadores demócratas, donde se exhortaba a Biden al cierre definitivo de la prisión extranjera, más de 78 figuras del mundo político se sumaron como firmantes el pasado fin de semana a la invitación de clausura. En el documento, se puede apreciar la trascendencia que tendría tal acción, “Entendemos que esa solicitud de los legisladores apunta a reivindicar el respeto a la ley, la centralidad de los derechos humanos y de la democracia en la política interna e internacional de Estados Unidos”.

Por otro lado, el gobierno estadounidense no ha mostrado ningún rechazo al posible cierre, incluso, han afirmado que se debería llevar a cabo en su momento. Durante una entrevista para la Cadena CBS el pasado domingo, el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, afirmó, “creemos que debería ser así, ese es ciertamente un objetivo, pero es algo en lo que nos centraremos en los próximos meses”.

Excancilleres provenientes de Brasil, Chile, Colombia y Ecuador, forman parte del cuadro de políticos que están de acuerdo con el cierre completo del lugar. Una de las razones por la que el grupo exhorta a Biden a llevar a cabo el cierre, fue el reciente informe de las Naciones Unidas (UN), donde se explica que el lugar aún alberga 40 prisioneros que no han sido juzgados, o tratados de una manera justa, “cuarenta detenidos que aún viven allí se encuentran en lo que denominan un limbo legal, fuera del alcance del sistema judicial constitucional estadounidense”.

Cabe destacar que no sería el primer intento de cierre, ya que en 2009 el expresidente estadounidense, Barack Obama, firmó un decreto para su clausura, sin embargo, no fue posible debido a la negativa del congreso ante la financiación del proceso. La prisión construida en el año 2002, con el fin de ser centro de encarcelamiento para individuos acusados de terrorismo, ha albergado a más de 750 acusados desde su creación, especialmente los acusados por los atentados del 11 de septiembre de 2001, bajo el mandato de George W. Bush.