Manifestantes arrojan sopa a obras de arte en protesta

0
67
views

Se suceden los ataques a obras de arte en protesta por la crisis climática. Grupos de activistas parecen haber encontrado el altavoz mediático que buscaban vandalizando obras de arte en algunas de las principales pinacotecas internacionales.

En apenas dos semanas, una serie de protestas han tratado de visibilizar la lucha contra la crisis climática sirviéndose de destacadas obras de arte. Subyace, en todas estas acciones, una misma pregunta, a saber; ¿qué vale más, el arte o la vida?

El grupo Just Stop Oil, que busca que el gobierno británico detenga nuevos proyectos de petróleo y gas, dijo que los activistas rociaron dos latas de sopa de tomate sobre la pintura, una de las obras más emblemáticas del artista holandés. Los dos manifestantes también se pegaron a una pared de la galería.

Del mismo modo, otros dos activistas lanzaron salsa de tomate a un cuadro de Claude Monet, de la serie Les meules (Los almiares). El 9 de octubre, dos personas pegaban su mano también en el cuadro Masacre en Corea de Pablo Picasso, en un museo de Melbourne, en Australia, también como protesta por la crisis climática.

La Policía, tras lograr quitar el pegamento que unía las manos de los manifestantes con una cubierta que protege el cuadro, arrestó a los dos activistas y a otra persona que les ayudó. Durante el acto de protesta, los activistas, de 59 y 49 años, desplegaron a sus pies una pancarta que decía: “Caos climático = guerra + hambruna”.

El último turno fue para el famoso cuadro La joven de la perla, del pintor holandés Johannes Vermeer, la cual se encuentra expuesta en el museo de Mauritshuis de la ciudad de La Haya, en los Países Bajos. Sin embargo, durante el transcurso de los siguientes días han atacado a edificios pintándolos de color naranja.