Estados Unidos demanda a Google por monopolio

0
225
views
  • Este martes, el Departamento de Justicia de Estados Unidos y once estados interpusieron una demanda contra Google por monopolio en los mercados de anuncios y búsqueda en internet, tras un año de investigación, lo que significa un hecho histórico de caso antimonopolio en el mercado digital.

    El fiscal general de EE.UU., William Barr destacó “actualmente, millones de estadounidenses dependen de Internet y las plataformas en línea para su vida diaria. La competencia en esta industria es de vital importancia, por lo que el desafío de hoy contra Google, el guardián de Internet, por violar las leyes antimonopolio es un caso monumental tanto para el Departamento de Justicia como para el pueblo estadounidense”.

    Los fiscales generales de los estados de Arkansas, Florida, Georgia, Indiana, Kentucky, Louisiana, Mississippi, Missouri, Montana, Carolina del Sur y Texas, todos ellos republicanos, se han sumado a la demanda presentada por el Departamento de Justicia apenas unos días antes de las elecciones presidenciales del próximo 3 de noviembre.

    Hasta la fecha, esta demanda representa el mayor caso contra la compañía en su propio país, después de que la Comisión Federal de Comercio de EE. UU. cerrase en 2013 sin presentar cargos su investigación sobre la compañía por presunta conducta monopolística.

    Fuera de Estados Unidos, la empresa fundada por Sergey Brin y Larry Page ha sido multada hasta en tres ocasiones por las autoridades de Competencia de la Unión Europea, la última vez en marzo de 2009 con 1.490 millones por abuso de posición dominante, elevando el importe agregado de las sanciones hasta los 8.250 millones de euros.

    El fiscal general adjunto del Departamento de Justicia, Jeffrey Rosen, afirmó que la demanda insiste en que Google sustenta su papel de “principal guardián de acceso” a internet a través de “una red ilegal de acuerdos exclusivos que daña a los competidores”.

    Asimismo, Rosen señaló que el Departamento de Justicia de Estados Unidos continuará investigando la conducta de las plataformas de Internet en busca de posibles abusos en el ámbito digital.